Estremera, Valdemoro y ALCATRAZ. San Francisco.

Publicado: 7 julio 2018 en 7ª ETAPA VUELTA AL MUNDO. Tokio a Londres-Madrid despues de pasar por Hawaii y resto de EEUU

Este año va de cárceles. En todas he podido entrar y salir el mismo día. Unas para que me paguen y otra pagando. En todas ha merecido la pena estar.

Alcatraz es increible. Mirada desde todos los lugares posibles de San Francisco, es La Roca, ahí en medio de la bahía del mimo nombre, en el pacífico.

Continuando mi vuelta al mundo, salgo de Honolulu en vuelo nocturno para aterrizar en San Francisco a primerísima hora de la mañana. Tan primerísima hora que son las seis de la mañana cuando después de un largo trayecto en bus desde el aeropuerto, llego al Hostel Internacional.

Previendo que no me dejarían hacer el chek in antes de la hora (15.00) me saqué desde Madrid la entrada a Alcatraz a las 12h de ese mismo día. Y con total acierto. Dejo entonces mi suitcasse en consigna del hotel y salgo al muelle-pier 33 andando, desde donde parten los barcos a la famosa cárcel.

Demasiado vagabundo y vagabunda por las calles de San Francisco, algo que se repetirá en la mayoría de las ciudades de Estados Unidos. Exagerado es la definición. Más si cabe que en Bombay o Chenai en la India. Y peor olor por las calles del centro donde me alojo. Algo que me recordará que en Phnom Penh capital de Camboya salí justamente un día antes de allí por el insoportable olor de sus calles.

Callejeo entonces como siempre y voy pasando de barrios totalmente distintos en estructura y en funcionalidad e interacción de gente. Y por fin embarco para minutos mas tarde estar en la carcel de Alcatraz. Yo que estuve entre rejas una noche en el calabozo en el ejercito, mili de los años 80 donde con nada ibas a la trena, siento que estar ahí entre rejas y tanto tiempo, es otra historia. No me extrana que hubiera tanto intento de fuga. Lo que si me extraña es un éxito de fuga, algo que todavía no está o no quieren confirmarlo oficialmente, parece que sí que se produjo. Ahí en medio de tanto agua, agua fría, y de tanto animal suelto buceando, más o menos peligroso, es para dar un premio a quines pudieran escapar.

Hago muchas fotos, me hago o me hacen algunas pocas más y no dejo de mirar alrededor intentando vivir como te puedes sentir ahí dentro. Y eso, que como he dicho antes, he estado en dos cárceles españolas impartiendo cursos de formación a los presos, y en una de ellas, estando en el patio paseando en el descanso con ellos solos (sin funcionarios que estaban afuera vigilando) pegados a una pared de 5 metros de alto.

Pero si ha habido algo que me ha llamado la atención y gustado más es el faro que está en la roca. El primer faro del pacífico según reza en una placa en la base del faro, y que además sigue activo.

Y ya de vuelta y con más frío todavía con el que hemos llegado a la carcel, salimos de ella para volver al Pier 33.

De ahí, un paso a la Coit Tower, una pequeña torre con vistas a todo San Frncisco y sobre todo al mar. Termino ese día y recobro fuerzas en mi querido ya Hostel, hotel económico tipo albergue de juventud muy chulo y con muchas salas donde estar y tomar te o café. Aunque en esos días sobre todo se tomaba fútbol.

Te dicen que atravesar el Golden Gate es una de las actividades mas sensacionales que hay. Y es cierto, voy ya desde la playa haciendo fotos, para por fin, subir y atravesarlo, caminando a la ida y corriendo tipo raid de aventura a la vuelta. La mayoría de la genta toma un autobus de vuelta.

Impresionante. La verdad que junto con los faros, los puentes son la construcción que más me gusta. Fotos de todos los ángulos no terminan de captar maravilloso que es.

Termino de visitarlo y siguiendo por la costa vuelvo a la zona de muelles, en este caso al famoso Pier 39 de Fisherman’s Wharf y me como en un uesto de cara a la calle, el típico plato de cangrejo y una cervecita, que el camarero me la da envuelta en un papel pues no se puede tomar ceveza por la calle, algo que está penalizado con hasta 500$ de multa. Yo en ese momento no lo sabía, quité el papel y me la tomé en un banco, en plena calle.

El resto de sitios a visitar han sido la famosa calle empinada Lombart, el edificio Pirámide, las Damas pintadas y los barrios de Castro y de Haight And Ashbury. El primero famoso por su lucha gay llevada a la pantalla en la película yo soy Harvey Milk y protagonizada por Sean Penn. El segundo su fama se lo debe fundamentalmente a que es el barrio donde residió Janis Joplin y muchos artistas de la época de los sesenta y la psicodelia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s