LAS VEGAS, CAÑON DEL COLORADO Y ARIZONA ROUTE 66. DE CASINOS, CIERVOS Y CERVEZAS SIN MOTO.

Publicado: 15 julio 2018 en 7ª ETAPA VUELTA AL MUNDO. Tokio a Londres-Madrid despues de pasar por Hawaii y resto de EEUU

La carretera es tambien la forma de salida de Los Ángeles camino de Las Vegas. Ahora salgo por la noche en un recorrido totalmente nocturno que me hace ahorar una noche de hotel, aunque mas tarde lo pagaré en dolor de cuello y espalda.

En una parada en mitad del camino, me hago una foto con Keing, un tio con aspecto de jugador de pocker que parece recien salido de una película de época. A esa altura del recorrido tambien está el termometro más grande del mundo que pasaremos tan de noche ytan dormidos (y tan apagado) que no lo veremos. En esta zona se recogen las mayores temperaturas del país, a veces 60 grados de máxima.

Y por fin llegamos tan de madrugada a las Vegas, que tendré que negociar mi entrada al hotel, que es a las tres de la tarde, para no quedarme tan tirado y con tanto sueño en el Starbucks de los bajos del hotel. Son las 5 y media de la mañana y por fin consigo ampliar el horario de mi habitación previo pago de 50 dolares, que me compensaran pues si no con tan mal cuerpo a veces se pierde un día.

Las Vegas es la mejor entrada al cañon del Colorado y a Monument Valley para seguir mi ruta hacia el noreste del país. Entro por fin en mi habitación del Stratosphere y, por supuesto que me duermo un par de horas, para luego salir con toda la energia a recorrer este lugar que no me gusta del todo pero que es curioso y distinto. No miento si digo que no he gastado ni un euro en el casino, pero tampoco digo la verdad si afirmo que no he jugado money.

Aprovecho por cierto, que mi condicion de huesped del hotel te da derecho a subir a la torre prncipal y lo hago de día y de noche. Ciertamente son las mejores vistas de la ciudad y en 360 grados. Tiene piscina en el ático, que por supuesto utilicé.

Y por fin, 4 de julio, fiesta nacional y yo recojo mi coche de alquiler para recorrer en principio casi 1000km para ver Canyon, Monument y volver a Las Vegas a devolver el coche y tomar el avion a Denver. En un primer momento reserve hotel y avion para Chicago en Denver, pensando en que iba a llegar allí en coche, pero dejar el vehículo en otra ciudad te cuesta 300 dolares más, por lo que es más barato volver y por 70 dolares volar entre ciudades.

Y digo en principio, porque luego la historia de estos tres dias fue otra bastante distinta. 50 grados de temperatura y 450km que separan Canyon de Las Vegas, salgo un poco tarde, a las 11 y con musica country todo el rato en el coche me voy acercando sin tener la seguridad de que voy a llegar y esté todavía abierto. Y sí, son las 4 de la tarde pero entro y no solo lo veo sin problemas, sino que me recorro a pie todo el trayecto posible a realizar andando.

Simplemente impresionante. Las fotos, ni siquiera los videos, recogen la belleza del lugar. Sólo quedandote quieto e intentando tener una visión periférica con tu vista consigues recoger en tu cerebro la magnitud del sitio.

Colores, formas y tonalidades de todo tipo. Fotos que pides te hagan, a veces con cierto riesgo de caida. De hecho cada año mueren unas cuantas personas precipitandose al vacio por la peligrosidad del lugar y tambien por las imprudencias de la gente, sobre todo desde la moda de los selfies impactantes.

Termino mi visita 4 horas mas tarde agitado de la emoción y habiendo conseguido uno de los hitos mas significativos de este viaje. Otro sería monument Valley, al que raudo me dirijo pensando en dormir a mitad de camino pues está a 300km del cañon, pero son las ocho y media cuando vuelvo a la carretera y todavía ni ha anochecido. Es más, me voy diciendo a mi mismo, emocionado, que ya a pertir de aquí todo es cuesta abajo, ya todo está más controlado en tiempos y distancias.

Tomo en 10 minutos la carretera 64 que va a la población de Cameron, en Arizona. Se va haciedo de noche rápido y la carretera está en gran parte sin asfaltar. Vamos varios coches lentos hasta que la carretera se ensancha y avanzamos un poco mas deprisa, sin pasar de las 45 millas que nos indican los letreros, de hecho yo iba todo el rato a 35, muy lento pues no se veia nada.

Y tanto que no se veía, que en una de las tantas curvas de esta carretera, todavía pegada al parque nacional del Canyon del Colorado se me cruza un pedazo de ciervo de casi dos metros, imponente, con cornamenta y todo, unos 200kg de peso que se me echan encima y que con el medio volantazo que me atrevo a dar no me lo como por el parabrisas y choca lateral rompiendome el retrovisor y abollando el lateral del coche. Ya parado, un poco agitado, noto que las ruedas estan como atascadas y no sale mas que cuando acelero un poco mas y me desatasco, seguramente del propio venado metido en parte, debajo del coche. Recorro no mas de 2 minutos cuando me digo de volver y hacer unas fotos para el seguro y la compañia de alquiler. Pero cuando vuelvo, ni reconozco siquiera la curva pues todo oscuro y el ciervo ha desaparecido. Sigo en esa dirección de vuelta pensando en qué hacer, precocuado porque sin retrovisor no se permite conducir y porque estoy en medio de las Vegas y Monument.

Decido continuar y llegar a la población de Williams que ya pasé antes para llegar al canyon y son las 12 de la noche cuando lo hago, con la ventanilla del conductor bajada para poder anclar el retovisor roto que cuelga y es la unica manera de salvarlo. Busco alojamiento en los típicos moteles de esta route 66 y acierto pues es uno de los mejores sitios donde he dormido en todo el viaje y con una cantina tipica americana de peliculas de motos enfrente, el Canyon Club, y donde no dudo ir a los pocos minutos, aparcado el coche y realizado el chekin a un señor medio dormido que salió no sé de que parte, para ahogar mis penas en alguna que otra cerveza Coors. Por cierto que es paradójico decir que me tome la cerveza justo debajo de una cabeza de ciervo disecada y que incluso me tiré un selfie con ella, que luego borré. A malos momentos, mayores bromas. Pero sin pasarme.

La verdad es que en Williams he vivido uno de los mejores momentos del viaje, sintiendo del todo la america porfunda y el recorrido autentico de la ruta 66. Bonito lugar que he intentado recoger en cantidad de fotos que sin muchas ganas hacía, pues los pensamientos negativos de que podría costarme el asunto x dinero por no estar cubierto me venian todo el rato.

Desde Williams salen los trenes para el Grand Canyon del Colorado. Unos trenes de época muy bonitos y que yo conocía por los programas del Canal Viajar.

Por la mañana y despues de anclar el retrovisor con cinta salgo de vuelta por tanto para Las Vegas. Por cierto que la cinta que compré esmla que denominamos aqui en España cinta americana, pero claro, estando allí veia ridículo ponerle este apellido, como luego efectivamente comprobé. Con decir Tape, de sobra. Jajaja.

Ya en Las Vegas, y con la ayuda de mi hija desde Londres hablando con el tipo de Hertz confirmamos que realizando un parte valía para tal cuestión y que lo del ciervo es aquí del todo creible, aunque no haya foto de ciervo, pues es el animal que más muertes causa en carretera.

Y con esta vuelta temprana, adiós a Monument Valley y paso un día más en Las Vegas. Día sobre todo de descanso, de recuperarme del susto, de baño en la piscina, paseo sin prisas por el centro y alguna compra más.

Mañana en avión a Denver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s