1454237431485

Definitivamente estoy enamorado de Saigón y de sus gentes, sobre todo de las vietnamitas.
El trayecto de My Tho en microbus se me hizo muy cómodo teniendo en cuenta q solo era una hora y que me he tragado etapas diez veces más largas que esta.
Y llegar a Ho Chi Minh City (HCMC) al Hotel Continental es entrar por la puerta grande. Yo que el año anterior había venido a verlo y a tomar un café como hago en algunos emblemáticos hoteles de muchas ciudades, aquí estaba yo entrando a mi hotel a pedir mi habitación.
El Hotel Continental no es precisamente ya un hotel de lujo ni el mejor hotel de Saigón, pero sí uno de los que tiene más historia y que junto con el Rex y el Caravelle es uno de los más mentados por los cronistas de la última guerra vivida en ese país, la guerra de Vietnam. Mi admirado Manu Leguineche, gran periodista y escritor, vivió en primera persona todo el esplendor de todos estos hoteles.
La verdad es que lo primero que hago nada más entrar a la habitación es tirar algunas fotos, y subir a la famosa room 214 donde Graham Greene concibió El americano impasible. Incluso hay una placa en la puerta que atestigua lo del escritor americano.

I’m definitely in love with Saigon and its people, especially of Vietnamese.
The journey of My Tho in microbus made me very comfortable considering q was only an hour and I’ve swallowed ten times longer stages this.
And come to Ho Chi Minh City (HCMC) to Hotel Continental is entering through the front door. I that the previous year had come to see him and have a coffee and do some emblematic hotels in many cities, I was entering my hotel here to ask for my room.
The Continental Hotel is not exactly a luxury hotel and even the best hotel in Saigon, but one that has more history and together with the Rex and Caravelle is one of the most remembered by the chroniclers of the last living war in that country, the war in Vietnam. I admired Manu Leguineche, great journalist and writer, lived firsthand the splendor of all these hotels.
The truth is that the first thing you do upon entering the room to shoot some photos, and climb the famous room 214 where Graham Greene conceived The Quiet American. There’s even a plaque on the door witnessing what the American writer.
image

Y agitado todavía bajo a tomarme un café capuchino en la misma mesa que el año anterior,  pero esta vez de huésped. y disfruto de nuevo viendo frente a mí el Palacio de la Opera construido por los franceses en la época colonial.
Y vuelvo a subir a mi habitación, aunque paso otra vez por la 214, esta vez para hacerme, jajajja, un selfie.
Y salgo a recorrer Saigón, Notre Dame, La Poste o casa de correos, el Palacio Presidencial o de la Independencia, y sobre todo las calles de la ciudad, llena de motos, pero que a mí no se me hace tan loca y ruidosa como en verdad lo es.
Todos estos sitios ya eran conocidos para mi, pero me siguen  sorprendiendo y gustando y vuelvo a hacer fotos de todos de distintas perspectivas. El palacio de correos tan imponente y precioso con ese amarillo típico de edificios de la época colonial. A la iglesia de Notre Dame incluso entro, pues la otra vez estaba cerrada. Y a el Palacio de la Independencia lo haré al día siguiente pues se acaban las visitas muy pronto por la tarde. Entro también en el llamado Museo de la Revolución, muy significativo de la Vietnam más comunista y de nuevo el Museo de la Guerra donde se exhiben afuera diverso material militar que quedó en Saigón tras la Caída de la ciudad. Helicópteros Chinouk, en los q por cierto monté yo en el ejército en maniobras militares, carros de combate, diversos aviones caza e incluso lanchas de las típicas de la guerra de Vietnam, la q sale en la remontada del río en Apocalypse Now.
Y dentro algo más emotivo, exposición de miles de fotos del desastre de la guerra y sobre todo del horror. De esta y de todas las guerras.

And yet stirred under a take a cappuccino at the same table as last year, but this time guest. and again I enjoy seeing before me the opera house built by the French in colonial times.
And I come up to my room, although I step again for the 214, this time for me, jajajja a selfie.
And I go to tour Saigon, Notre Dame, La Poste or post house, the Presidential Palace and Independence, and especially the streets of the city, full of bikes, but as I’m not made me so crazy and loud as indeed it is.
All these sites were already known to me, but I continue to surprise and liking and again to take pictures of all different perspectives. The palace continues to post impressive and beautiful with the typical yellow buildings of the colonial era. The church of Notre-Dame I even entered since the last time it was closed. And the Palace of Independence I will the next day because the visits are just very early afternoon. Also entered the so-called Museum of the Revolution, significant of the new communist Vietnam and the War Museum where out diverse military material left in Saigon after the fall of the city are exhibited. Chinouk helicopters in the q by the way I rode in the army in military maneuvers, tanks, fighter planes and even many boats typical of the Vietnam War, the q appears in the comeback of the river in Apocalypse Now.
And in something more emotional, exposure of thousands of photos of the disaster of war and especially the horror. In this and all wars.
image

image

Pero Saigón es sobre todo una ciudad para patearla, para recorrerla e ir mirando los edificios, la gente, el bullicio, la vida cotidiana. Y así me paso horas y horas dado vueltas y contemplando todo eso. Termino en el gran mercado central de Cho Ben Thanh y ya de noche en la estatua de Ho Chi Minh frente al ayuntamiento, con su imponente fachada de estilo francés y la gran avenida que desde ahí sale para terminar en el río que dá el nombre a la ciudad.
Y vuelvo a entrar en un garito de música en vivo q ya estuve en mi última noche de Saigón 2015 y terminado el mini concierto a uno de jazz muy cerquita de la zona del hotel. La noche de Saigón es muy viva y más entretenida y rica, a mi parecer, que la de Hanoi, algo más provinciana.
Y amanezco el último día de mi viaje, en mi ciudad preferida y en mi hotel preferido. Y por un lado no quiero q esto se termine y por otro estoy deseando llegar a casa. Y para deshacer la contradicción lo mejor es «pensar como si fuera a vivír más de cien años…y sentir como si hoy fuera el último día de mi vida». Así que, hay que vivir Saigón, este día, a tope y sin nostalgias.
Y lo hago con el gran desayuno buffet del hotel servido en la terraza interior de la planta baja, un entorno entrañable y evocador. Y de nuevo tomar la calle y casi a sus gentes pues a veces tiro más fotos de personas y personajes que de edificios y paisajes. Con permiso casi siempre, pero con algún robado q otro, también.
En el Palacio de la Revolución como es sábado coincido con casi todos los escolares de la ciudad o a mi me lo parecen porque hay más niños aquí que motos por las aceras. Muy interesante este palacio donde el 30 de abril de 1975 se izó por primera vez la bandera de la Vietnam reunificada por uno de los primeros militares q entraron en el palacio derribando la verja con el carro de combate, famosa imagen también de la guerra de Vietnam, así como la rendición unos minutos más tarde se produciría en una de las salas q visito.

But Saigon is primarily a city to kick it, and go looking to tour the buildings, the people, the bustle of everyday life. And so I spend hours and hours looking around and given everything. Ended in the Great Market Cho Ben Thanh and Night and the statue of Ho Chi Minh in front of the town hall with its imposing facade of French style and the great avenue that goes from there to finish in the river that gives the name to the city.
And again I go into a den of q and live music was on my last night in Saigon 2015 and finished the mini jazz concert one very close to the hotel area. Saigon night is very lively and entertaining and rich, in my opinion, that of Hanoi, more provincial.
And I wake up on the last day of my trip, my favorite city and my favorite hotel. And on the one hand I do not want this to end q and the other not wait to get home. And to undo the contradiction is best to «think like to live a hundred years … and feel as if today were the last day of my life.» So, you live Saigon, this day, to stop and without nostalgia.
And I do it with great breakfast buffet served in the hotel interior terrace on the ground floor, an intimate and evocative environment. And again take to the streets and almost people because sometimes shot photos of people and characters of buildings and landscapes. Excuse almost always, but with some stolen q other, too.
In the Palace of the Revolution as it is Saturday I agree with almost all schoolchildren in the city or my me speak because more kids here than motorcycles on the sidewalks. Very interesting this palace where the April 30, 1975 was first hoisted the flag of reunified Vietnam by one of the soldiers first entered the palace q tearing down the fence with the chariot, also famous image of the Vietnam War as well as a few minutes later surrender would take place in one of the rooms q I visit.

20160116_130620.jpg 20160116_135530.jpg 20160116_132123.jpg 20160116_135606.jpg img_20160116_152210.jpg 20160116_143738.jpg img_20160116_152623.jpg img_20160116_152520.jpg img_20160116_152949.jpg img_20160116_152826.jpg 20160116_160959.jpg 20160116_161446.jpg 20160116_161921.jpg 20160116_162021.jpg img_20160117_001830.jpg img_20160117_001902.jpg img_20160117_001951.jpg 20160116_215516.jpg
Y ya, de lo q es por el día y teniendo en cuenta q ya he dejado la habitación y q mis cosas están en la consigna del hotel, y q al aeropuerto iré a las 12 de la noche, voy proponiendome lugares q visitar y sobre todo estar, y uno de ellos es la famosa torre Bitexco, así q subo a la terraza – mirador – restaurante EON y me tomo una cervecita (tras otra) contemplando la ciudad ahora desde muy arriba. Y tantas cervecitas, que termino comiendo ahí mismo. Y descubriendo desde lo alto y también a través de artículos de Google el lugar exacto donde aterrizó el último helicóptero para evacuar a algunos  diplomáticos y agentes de la Cía, horas antes de que entrara el vietcong en la ciudad. Sí, esa imagen mil veces publicada y q fue la gran imagen de la Caída de Saigón.

1114898409_850215_0000000000_sumario_normal

Pues bien, ahí abajo frente a mí podía ver el edificio, a dos manzanas precisamente de mi hotel. Así q fue terminar de vivir Saigón desde lo alto, por más de tres horas, y acercarme andando a dicho edificio e incluso de intentar subir al propio lugar de la foto, esa minúscula terraza en lo alto del edificio donde, con la pericia del piloto, seguro, pudo posarse aquél iconico helicóptero.
Y ahí estaba yo a los 15 minutos en el número 22 de la calle Ly Tu Trong. Y entro por el portal, y subo, voy subiendo, esta todo abierto y nadie me lo impide. Un piso tras otro los subo andando hasta que sobrepaso el 7 y continúa la escalera a la terraza y todo abierto, muy agitado física, por los escalones, y emocionalmente por la vivencia, y deseando q esa última puerta de acceso a la terraza estuviera abierta.

20160116_162021.jpg
Y alehop…estoy ahí, en el mismo lugar de la famosa y significativa foto de la evacuación final de la ciudad de Saigón ante la inminente y confirmada entrada de las tropas norvietnamitas. Y aquél helicóptero como otros mucho, grandes y pequeños, de una hélice o de dos, como los Chinouk iban transportando toda la gente americana o aliados o periodistas a los portaaviones situados en la costa, en el mar de la china. Fotos y algún tuit casi desde allí mismo y una hora más tarde y después de estar en un café mandando cosas, me encontraba tan activado que me dirigí de nuevo al lugar «del crimen» para volver a subir y tirar alguna foto más desde otras perspectivas. Pero ya no tuve tanta suerte como en la primera vez, ahora el conserje me empezó a gritar según subía las escaleras y me obligó a irme aunque yo le intenté seducir,  incluso con algún billete de mi cartera. La verdad q el billete debía ser muy pequeño, pues cuando me lo miró ya ni dudo en echarme de allí. Yo tampoco iba a subir mucho más la oferta, y como ya había conseguido la primera vez mi propósito, no me fui del todo descontento, todo lo contrario, me sentí muy afortunado de haberlo conseguido.
Y con el trofeo…a continuar disfrutando de éste sábado tan festivo en la vida de los vietnamitas, pues se nota en la presencia en las calles y avenidas y en sus vestimentas, de niños a mayores pasando por jóvenes es muy exagerada la diferencia con la ropa de diario, un poco lo q pasaba en España en los años sesenta y setenta cuando yo era pequeño.
Y sobre todo festividad en la gran avenida de Ho Chi Minh engalanada todavía por los 40 años de la reunificación y muy animada con los sitios de moda en sus laterales. Atardeciendo pude hacer varias de las mejores fotos del día, y ya anocheciendo opte por ir al hotel a dejar en consigna también la mochila pequeña, cargar los móviles y cambiarme de camiseta y ropa interior, por si acaso ligo, jajajja.
Y ya maqueado para la noche, me meto en la boda que se está celebrando en el mismo Hotel Continental y me topo con la mismísima novia, a la que le están haciendo fotos y con la que se están haciendo fotos. Y yo, también quiero. Y la saco una foto, y luego medio en broma la pido un selfie, pero ella me dice q no, que esa foto nos la hagan y pide a un fotógrafo hacer la foto con mi móvil (ver fotaza). Foto de recién casado. E incluso la doy un beso de enhorabuena. También medio en broma y en lo que duraba la foto yo la decía q dejara al novio y nos fuéramos juntos a hacer el amor. A veces cuela.
Y empiezo a recorrer algunas calles de detrás de mí hotel, activadisimo del todo con la sensación de haberle quitado al recién casado a su amada y llego al gran Hard Rock Café, siempre interesante en cualquier ciudad del mundo. Y de ahí a vivír del todo la noche de Saigón. Más calles, y más garitos. Ahora un tal Xu y el emblemático y popular Apocalypse Now. En los q me tomaré una Budwaiser y donde charlare con algunas de las camareras y de las relaciones públicas, algunas de ellas tal vez con el deseo de llevar la relación pública al extremo. Algo que por un lado podría no importarme por lo guapas que eran algunas de ellas, pero que por otra parte no me iba a jugar el poco dinero que me quedaba ni mi llegada al aeropuerto en dos horas. Ganas no me faltaron.
Y con tanta cerveza…vuelvo a terminar en mi querido Bia Garden de actuaciones en vivo, pero donde los actuantes debían estar ya dormidos porque era muy tarde. Así que me tomo otra cerveza, pero ya cenando y terminando de concluir esta mi, seguro, no última visita a Saigón. De vuelta al hotel tardo en salir otra media hora para recargar móvil y termino por decir a mis colegas recepcionistas del hotel que me llamen ya al taxi para que me lleve al aeropuerto.
Saigón to Pekin. Ya con pocas ganas de salir las diez horas de tránsito confirmadas por la lentitud y burocracia de la visa 72 horas y pensando también en lo q me tengo q desplazar y gastar con mucho estrés para ver poco. No me compensa y como seguro empezaré aquí mi 6 etapa de vuelta al mundo, no me preocupa y disfruto de mi tránsito en el propio airport.

And, what q is the day and considering q have already left the room and q my things are in the slogan of the hotel, q airport go at 12 pm, I proponiendome places q visit and above all be and one of them is the famous Bitexco tower, q I go up to the terrace – viewpoint – EON restaurant and I take a beer (after another) now contemplating the city from high above. And many beers, you end up eating there. And discovering from above and through articles in Google exactly where the last helicopter landed to evacuate diplomats and CIA agents, hours before he entered the Vietcong in the city. Yes, a thousand times that image was published q the big picture of the fall of Saigon.

Well, down there in front of me I could see the building, just two blocks from my hotel. And q was finished living Saigon from above, for more than three hours, and closer walk to the building and even attempting to climb the proper place for the photo, the tiny terrace on top of the building where the skill of the pilot , sure, he could settle that iconic helicopter.
And there I was at 15 minutes on the number 22 Ly Tu Trong Street. And I go through the gate, and climb, I climb, everything is open and nobody stops me. One floor after another I go walking until surpassed 7 and continues the stairs to the terrace and all open, very physical agitation, down the steps, and emotionally for the experience, and wanting q that last door to the terrace was open .
And alehop … I’m there, on the spot of the famous and meaningful picture of the final evacuation of Saigon City and confirmed the imminent entry of North Vietnamese troops. And that helicopter much as other large and small, of a propeller or two, as Chinouk were carrying all the American people or allies or journalists to the carriers located on the coast in the South China Sea. Photos and a tweet from almost right there and an hour later and after being in a cafe ordering things, I was so turned on I headed back to the place «crime» for up and pull back some more pictures from other perspectives . But it was not so lucky as the first, now the caretaker started screaming as I climbed the stairs and forced me to go but I tried to seduce him, even with a ticket in my wallet. The truth q the ticket should be very small, because when I looked at him and I hesitate to even throw me out of there. I was not going to go much higher supply, as it had already achieved the first time my purpose, I was not completely unhappy, quite the contrary, I felt very fortunate to have succeeded.
And with the trophy … to continue to enjoy this Saturday so festive in the life of the Vietnamese, as they note the presence in the streets and avenues and their clothing, from children to older youth going through is very exaggerated the difference with everyday clothes, a little q what happened in Spain in the sixties and seventies when I was little.
And especially festive in the great avenue of Ho Chi Minh still decked out for the 40 years of reunification and lively with hot spots on the sides. Atardeciendo could do some of the best photos of the day, and getting dark chose to go to the hotel to leave luggage also small backpack, carrying mobile and change shirt and underwear, in case ligo, jajajja.
And I maqueado for the night, I get into the wedding being held in the Hotel Continental and I run into the very bride, which you are taking photos and with which you are taking pictures. And I also want. And take a picture, and then half jokingly ask for a selfie, but she tells me q no, that photo and asked us to make a photographer take a picture with my mobile (see fotaza). Photo newlywed. And even I kiss of congratulations. Also half in jest and what lasted photo I said the groom and q let us go together to make love. Sometimes school.
And I start to walk some streets behind my hotel, all activadisimo feeling taking away the newly married his beloved and came to the great Hard Rock Cafe, always interesting in any city in the world. And then to live all night in Saigon. More streets, more kittens. Now a man named Xu and the iconic and popular Apocalypse Now. In the q I’ll take a charlare Budwaiser and where some of the waitresses and public relations, some perhaps with the desire to bring the public relative to the end. Something that on the one hand could not care by how beautiful they were some of them, but otherwise I would not play the little money I had and my arrival at the airport in two hours. I did not lack desire.
And with so much beer … I’ll end up in my dear Bia Garden of live performances, but where the performers should already be asleep because it was too late. So I take another beer, but having dinner and ending concluding this my, sure, not last visit to Saigon. Back at the hotel slow to leave another half hour to recharge mobile and ended by saying to my colleagues in the hotel receptionists Call and the taxi to take me to the airport.
Saigon to Beijing. And with little desire to leave transit ten hours confirmed by the slowness and bureaucracy of the 72 hours visa and thinking about what I have q q me move and spend a lot of stress for some. I do not like insurance compensates and start here my 6 step back into the world, I do not worry and enjoy my transit in the airport itself.
image

Son las 15.56 del domingo 17 de enero y llego a Madrid el lunes 18 a las 11.20. Palizote. Pero q quedará del todo olvidado con la cantidad de «Arena del desierto» que traigo a casa de este viaje, tal vez el viaje más significativo y emotivo de toda mi vida….hasta ahora. Porque «Nací…y aquí sigo…»
Bss.

It’s 15.56 Sunday January 17 and arrived in Madrid on Monday 18 at 11.20. Palizote. But q be completely forgotten with the amount of «Desert Sand» I bring home from this trip, perhaps the most significant and emotional journey of my life …. until now. Because «I was born … and I’m still here …»
Bss.